Noticias

Aumenta el interés por la contratación de seguros de impago de alquiler

Os explicamos las claves de este producto que protege a los propietarios frente a los impagos de las rentas.

Uno de los grandes problemas actuales derivados de la crisis económica que está provocando esta pandemia, es que una gran parte de los inquilinos no han podido hacer frente al pago de su alquiler.

Esta situación ya la venían contemplando dentro del sector de las aseguradoras, incluso mucho antes de la llegada de la COVID-19, con la puesta en marcha de un tipo de póliza creado exclusivamente al impago de los alquileres. Esta nueva tipología de póliza tuvo una gran acogida entre los propietarios de las viviendas, ya que resuelve en parte uno de sus grandes miedos: el impago de la renta, prueba de ello es que la contratación de estos seguros de alquiler se ha duplicado en el segundo semestre del año 2020.

Debido a esta nueva situación que estamos viviendo, se han puesto a prueba muchos de los contratos de arrendamiento y por ello se han visto incrementados la morosidad entre los inquilinos. Según los últimos datos que se han publicado en el fichero de inquilinos morosos, las comunicaciones por falta de pago se han incrementado un 70% desde el pasado mes de septiembre de 2020, esta circunstancia ha sido el detonante de que la contratación de dichos seguros se hayan duplicado.

Debemos ser realistas ya que todavía aún no sabemos cuanto queda para poder vivir una situación de plena normalidad ya que muchos de los estudios que se han presentado, aseguran que España no recuperará los niveles de actividad económica anterior a esta pandemia hasta el año 2023 e incluso 2024.

Este año 2021 los seguros de impagos se postulan como el producto estrella, cuya previsión de crecimiento será de dos dígitos. El Observatorio Español del Seguro de Impago de Alquiler (OESA), nos indica que el 30% de los nuevos contratos de arrendamiento va a incorporar un seguro de impago, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, aunque también cada vez son más frecuentes en capitales de provincia y grandes localidades.

casa-protegida-seguro-impago

Características de estos seguros

Tiempo atrás las aseguradoras detectaron la necesidad dentro del mercado del alquiler de proteger a los propietarios frente a los impagos de las viviendas arrendadas. Lo más lógico es que este tipo de seguro se contrate a la vez que se firma un contrato de alquiler, pero también se puede hacer en cualquier momento mientras dure el contrato de arrendamiento. Por otro lado, lo más frecuente es que este seguro sea solicitado por el propietario, aunque en ocasiones el inquilino también pueda hacerlo, dando de esta manera una garantía extra a su solvencia. Años atrás esta tipología de seguros no era nada habitual dentro del sector inmobiliario, sin embargo, en la actualidad 5 de cada 10 contratos firmados durante el año pasado ya contempla la contratación de uno de estos seguros. Un aspecto muy positivo y a tener en cuenta es que una vez se solicita la contratación de este seguro, la propia compañía realiza un estudia de viabilidad del candidato para comprobar su solvencia y poder seleccionar de esta manera al futuro inquilino de la vivienda.

Además del impago de la renta al propietario, este tipo de seguros también contempla otro tipo de coberturas, como la protección por daños en la vivienda por parte del inquilino o incluso el robo del continente del inmueble. Depende de la compañía aseguradora pueden tener asesoramiento jurídico para emprender acciones legales contra el inquilino, en caso de que fuera necesario, siendo lo más habitual la cobertura por impago de la renta la opción más solicitada.

Esta opción, hace que el arrendador se asegure su renta mensual y se cubra de una posible morosidad del inquilino, evitando de este modo una inestabilidad económica provocada por la mala elección del candidato. El seguro de impago de alquiler cubre la renta acordada por el inquilino hasta por 12 meses de impago, una cobertura de estas características puede suponer un coste de entre el 3% y el 5% de la renta anual ya que, según los datos facilitados por varias corredurías de seguros, el precio medio del alquiler con seguro de impagos durante el año 2020 se situó en torno a 693€ frente a los 661€ de año 2019.

Vivienda alquiler en Alicante

Vivienda alquilada y gestionada por el grupo RKS-AM en Alicante, protegida mediante seguro de impago.

¿Cuando debemos denunciar un impago a la aseguradora?

Todo seguro está supeditado a una cobertura, existiendo plazos y condiciones que deben darse para ejecutar lo anteriormente acordado. Tenemos que saber diferenciar entre un impago y un posible retraso en el pago de la renta. Debemos de considerar un impago, cuando no se ha realizado el  correspondiente pago pasado un mes de la fecha acordada, debiendo haber notificado la deuda de manera formal al inquilino. Tenemos que aclara que cada aseguradora establece distintos plazos para posibles reclamaciones y lo recomendable es notificar el impago desde el mismo momento en que se produce.

Según la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), hasta pasados 3 meses o cuotas impagadas no se puede iniciar el trámite de desahucio. Es de recomendar que el seguro lo sepa para que el propietario no pierda la posibilidad del adelanto de rentas y de no cumplir con el plazo establecido por la aseguradora, el propietario tendría que esperar hasta que haya sentencia firme de desahucio para recuperar la vivienda.

Posibles fraudes en la contratación de estos seguros

Ha sido tan buena la acogida dentro del sector del alquiler, que son mucho los servicios inmobiliarios y empresas los que han empezado a incluir este tipo de productos en su oferta a los propietarios. Pero no todos los seguros que ofertan estos servicios están registrados en la Dirección General de Seguros, comenzando a aflorar las malas prácticas dentro del sector. El pasado mes de junio, el observatorio español del seguro del alquiler (OESA) dio la voz de alarma por la proliferación de falsos seguros de impago, con unas cifras más que preocupantes en torno a los 50.000 propietarios que podían estar afectados por estos seguros fraudulentos en aquel momento, teniendo presente el aumento de los casos de morosidad entre los inquilinos, esta cifra puede haber aumentado dramáticamente, dejando a muchos de los propietarios en situación de vulnerabilidad.

Según OESA, muchos de estos servicios quedan enmascarados con las palabras clave póliza, garantía o cobertura, no encontrándose respaldados por ninguna entidad aseguradora, provocando que el propietario viéndose en la necesidad de hacer uso de la cobertura contratada se ha visto estafado y expuesto ante una situación de impago del alquiler por parte de su inquilino.

Vivienda alquilada y gestionada por el grupo RKS-AM en Algeciras, protegida mediante seguro de impago.

La entidad OESA nos recomienda seguir una serie de pasos a la hora de contratar uno de estos seguros:

  1. Que estén registradas en la Dirección General de Seguros.
  2. Comprobar que la cobertura está respaldada por una aseguradora real capaz de hacer frente a los posibles impagos en caso de ser necesario.
  3. Realizar una comparativa de los precios y tipo de coberturas, no todas ofrecen ni las mismas coberturas ni los mismos precios.
  4. Realizar un estudio de mercado previo y sospechar de precios demasiado agresivos.

Según datos del actual mercado, un 70% de los propietarios que han contratado un seguro de alquiler, lo renovará y todo apunta a que en este año 2021 la demanda de este tipo de seguros seguirá creciendo con fuerza, impulsado por la incertidumbre de la actual inestabilidad económica y la preocupante e incremento de la tasa de paro. Tenemos que recordar que gran parte de las viviendas en alquiler en España se encuentra en manos de propietarios particulares que buscan mantener sus ingresos en tiempos de inestabilidad.

© RKS-AM.

Todos los derechos reservados